Skip to main content

 

En estos registros que vamos a indicar sólo las empresas suscritas al Registro pueden dar de alta como morosos a sus clientes que han impagado, y pueden acceder a la consulta de los morosos del fichero.

La empresa que consta como morosa en estos ficheros siempre tiene derecho a acceder, modificar y cancelar sus datos una vez resuelto el posible impago, claro.

Si has realizado un impago en tu empresa, te puedes encontrar que tienes que darte de baja hasta de estos cuatro ficheros de morosos para evitar que tu banco o tus proveedores te traten como moroso y te denieguen el crédito:

 

REGISTRO DE ACEPTACIONES IMPAGADAS (RAI)

 

El RAI recoge información relativa a aquellos impagados de cuantía igual o superior a 300 euros que se produzcan a través de documentos “aceptados”: Letras de cambio, pagarés y recibos y cheques.

Para solicitar la baja del RAI, hay que probar que la deuda ha sido abonada y continua en el fichero, por alguno de estos motivos:

  • Lleva 6 años o más incluido en el fichero ·
  • No le han comunicado la inclusión por carta ·
  • El importe de la deuda no es real o está en desacuerdo ·
  • La deuda no se puede demostrar ·
  • La deuda no le pertenece o le han suplantado

Es el fichero más burocrático para darse de baja de él, ya que exigen originales de los documentos acreditativos o fotocopias compulsadas, además de ser lentos.

 

ASNEF (Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito )

 

Al igual que el RAI, es un fichero que recoge deudas impagadas, aunque en este caso lo hace estén aceptadas o no, e independientemente de su cuantía.

El acceso al fichero está restringido a aquellas entidades que aporten información al mismo, entre las cuales, además de las entidades de crédito, se encuentran, por citar algún ejemplo, compañías telefónicas, petrolíferas o de seguros; y, en concreto, recoge información actualizada sobre los impagados que una persona física o jurídica pueda mantener con las entidades adscritas.

Entre las informaciones incluidas se encuentran las siguientes:

  • Relación de operaciones crediticias con mora, y detalle de cada una de ellas.
  • Relación de reclamaciones de organismos públicos e incidencias judiciales, y detalle de cada una de ellas.
  • Evolución de impagados.
  • Información del producto financiero, la naturaleza del deudor, el sector, la antigüedad de la deuda, cuantías actuales y máximas, etc.

La cancelación de un registro de Impago en ASNEF lleva los mismos pasos que la cancelación en RAI.

 

BADEXCUG o lista EXPERIAN.

 

BADEXCUG es el Fichero de Morosos de EXPERIAN CREDIT BUREAU (EXPERIAN BUREAU DE CRÉDITO), al igual que ASNEF y RAI, esta encargado de gestionar un archivo de morosidad al cual tiene acceso tanto organizaciones de servicios financieros, ventas al por menor y por catálogo, telecomunicaciones, servicios públicos, medios de comunicación, seguros, automotriz, ocio, comercio electrónico, industria, sector inmobiliario y sector público. El fichero BADEXCUG cuenta con información sobre cumplimiento o incumplimiento de obligaciones dinerarias, esta información es facilitada por el acreedor o por quien actúe por su cuenta o interés.

La característica más notable de BADEXCUG es que no se requiere consentimiento del afectado para realizar el tratamiento de datos, si bien deben ser informados de que han sido incluidos en el fichero.

La lista Experian es la lista de morosidad más consultada por los bancos en España.

 

FIJ (Fichero de Incidencias judiciales)

 

El FIJ o Fichero de Incidencias Judiciales, es una base de datos que se nutre de la información aportada por sus propios socios y por fuentes accesibles al publico (Boletines Oficiales, Juzgados, etc.). En este fichero es donde se suelen incluir deudas con Hacienda, Ayuntamientos, Tesorería General de la Seguridad Social, Trafico y otros tipo de deudas de carácter oficial.

 

 

OTROS FICHEROS DE INFORMACIÓN.

 

Aunque no consta la información de morosidad, en los siguientes ficheros consta información económica relevante de la empresa, y son públicos o cuasipúblicos:

 

Central de Riesgos del Banco de España (CIRBE)

El Banco de España gestiona la Central de Información de Riesgos, que se sustenta en los datos aportados por bancos, cajas, cooperativas de crédito y otras entidades, relativos a personas físicas o jurídicas que mantienen un determinado volumen de riesgo con ellos.

Es un registro del volumen de operaciones que tiene la empresa con todas sus entidades financieras.

La CIRBE proporciona al banco información de las operaciones de financiación y avales de sus clientes a nivel global sin detallar el importe por banco de cada línea. La información detallada por banco solo está disponible para la empresa titular. Si un banco no es proveedor nuestro y quiere acceder a la información CIRBE de nuestra empresa, deben solicitarnos autorización.

Los riesgos declarados se clasifican en dos grandes grupos:

1.- Riesgos directos. Son los que se derivan de préstamos o créditos, de dinero o de firma (fundamentalmente, avales) y de las operaciones de arrendamiento financiero (el llamado ‘leasing’), así como los valores de renta fija que posea la entidad, con exclusión de los emitidos por la Administración Central.

2.- Riesgos indirectos. Son los de quienes garantizan o avalan a otros clientes que tienen concedidos préstamos o créditos por la entidad. Por ejemplo, avales, afianzamientos y garantías personales, firmas comprometidas en los efectos financieros y firmas que hayan sido tenidas en cuenta por la entidad declarante para la asunción del riesgo.

Mensualmente la Central de Información de Riesgos (CIR) comunica a las entidades información agregada sobre los riesgos en el sistema, de los titulares que tienen declarados.

 

Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME).

 

Es un registro público en el que cualquier empresa o persona física (incluidos loa  bancos, claro) pueden solicitar información registrada sobre una compañía.

Los datos que se muestran son:

  • Datos generales de identificación (fecha de inicio de operaciones, domicilio social, duración, datos de inscripción registral, objeto social).
  • Capital social suscrito y desembolsado, sus ampliaciones y reducciones.
  • Representantes de la empresa: Apoderados y consejeros.
  • Situaciones especiales en las que se encuentre la empresa: concursales, de disolución o liquidación, de cierre registral, así como las anotaciones preventivas que se hayan practicado en la hoja de la compañía.
  • Auditores nombrados, cuando exista la obligación legal de hacerlo.
  • Anuncios y avisos legales que tienen la obligación de publicar las sociedades mercantiles en prensa y en el propio BORME.
  • Cuentas anuales, que muestran las cuentas de pérdidas y ganancias y balances, memoria  e informes de gestión y auditoría.

 

3 Comments

Leave a Reply